Vínculo madre e hijo ¿hasta que la muerte nos separe?

Vínculo madre e hijo, ¿hasta dónde?
Bajo este titular, el pasado jueves La Vanguardia hablaba de la maternidad…
y bajo el subtítulo alamante…
La crianza con apego resurge con fuerza, pero los expertos piden no caer en los extremos
un tema tan candente como el divorcio de la Esteban
 
A propósito de leones y su sueño
 
Un artículo para coger en pinzas, con un apunte personal Motherphilia, de Susana Quadrado (@squadrado) aún más interesante. Gracias @BabyChloe3 he podido leer esa perla y después @mamavaca he podido leer el artículo completo
Entiendo que La Vanguardia debe hablar de tendencias actuales… claro, el apego es lo más IN, es un MUST!
¿Para qué negarlo? El apego esta de moda desde hace miles de años, lo que pasa es que ahora como somos vintage, nos hemos puesto las pilas y queremos llevar la contraria…
Lo dicho, que sugiero otros temas actuales… podrían hablar de la tendencia de los padres que eligen reducción de jornada para cuidar a sus hijos o los problemas para solicitar una baja por maternidad… o de la pobreza infantil en España… o de los niños afectados por el TDHA… o del índice de obesidad infantil… Hay taaantos temas interesantes de los que hablar, o de los que hablar por hablar… En una redacción se escogen y proponen temas, y es entonces cuando entran en juego tres mujeres que deben redactar un artículo de tantos caracteres y intentar exponer el tema en cuestión… ¿qué titular ponemos? Vínculo madre-hijo… ¿hasta dónde? ¿hasta cuándo? 
Y claro, no hay tiempo y hay que exponer el tema basándose en una lectura diagonal, más diagonal que la diagonal que cruza Barcelona de punta a punta! Y luego se tacha al personal de extremista, y de que los expertos piden no caer en extremos… es que los expertos, de algo tienen que vivir! Como bien vive el gurú Carlos González (que en otro tiempo fue Dr. Estivill).
Las tendencias actuales sobre maternidad van a debate, pero no va a debate que en España sólo tengamos 16 semanas de baja por maternidad, por no hablar de los pobres padres que tan solo tienen 15 días, porque claro, no podemos paralizar el país quitando a hombres y mujeres de sus queridos puestos de trabajo… vivimos en una sociedad en crisis (económica, de valores, de empatía, de humanidad…) y hay que ganar dinero, perder tiempo y dejar lo de la conciliación para otros tiempos mejores… ahora no, que estamos en crisis y tenemos que producir… (yo me reproduzco… como las cucarachas!)
La crianza con apego parece que molesta y levanta ampollas…  No, no es una religión, más bien es una secta, o mejor dicho, es una secta extremista.
Hoy en día somos madres talibanas de la lactancia como mamavaca, del porteo, del colecho y de mirar por el bien de nuestros hijos. No es que queramos más que nadie, no es que nos guste ir al revés de la sociedad, no es que nos hayan lavado el cerebro o nos hayan obligado a actuar así, o bien que hayamos caído en la moda de la crianza con apego por haber leído un libro o porque ahora se lleva éste modelo y no otro… Creo que cada modelo de familia puede escoger lo que le de la real gana y no por eso somos mejores o peores madres o padres. No hace falta llevarse las manos a la cabeza, ni escandalizarse por escuchar teta a demanda… Si fuera Bea la Legionaria diría; Si me quiero sacar la teta aquí, me la saco!
En mi casa, mi madre siempre ha cuidado de todos. Ella trabajaba en casa, cosiendo o realizando tareas domésticas. Muchas gracias desde aquí, mama, si me estás leyendo… Gracias por dedicarme tu tiempo aunque la adolescencia fuese tan dura y te llevara tanto la contraria…
Mi madre como otras, era de la vieja escuela. La madre en casa, con sus hijos… una escuela de sacrificio por la familia que había decidido crear. Eran otros tiempos y el padre trabajaba mil horas para llevar el sueldo de dos a casa. Mis padres prescindieron de muchas cosas para criar a sus hijos, y aunque eran tiempos difíciles (ahora también lo son) salieron adelante. También contribuyó mi hermano mayor, a quien considero como mi segundo padre. Dejando a un lado mi patrón familiar, que no es ni mejor ni peor, creo que la teoría del apego esta muy mal vista en esta sociedad egoísta y cada vez más lejana de sus ancestros. Que no me vengan las feministas, las liberadoras de la mujer a decir qué es mejor. Pero por favor, si escribimos un artículo, que leen muchas personas, lo único que pido a las personas que lo redactan es que lean y relean… o por lo menos, que sean madres para escribir sobre expertos y no tan expertos. No quiero hacer una tesis, no sé lo que saldrá de aquí!
Siempre desde el respeto, uno puede hablar de las teorías de Carlos González o el Dr. Estivill. He leído ambos libros y me parecen interesantes. Todas las teorías tienen su “que” y cada una puede escoger lo que le convenga. Idolatrar a un experto o a otro, o hacer un mix de teorías, o aprender de lo que ha vivido, o simplemente escuchar nuestra vocecilla interior…
Yo no soy una madre talibán, tengo uso de razón (o eso creo) e intento ser instintiva. El instinto nos rige, por mucho que les pese a algunas. Y es que las mismas críticas al apego empiezan entre las mismas madres. Madres esclavizadas, llevadas al extremo… vamos, que sólo nos falta el burka porque hemos renunciado a lo que una mayoría de mujeres aspira… ¿a qué? … tú sabrás!
Esta discusión se reaviva constantemente entre los defensores de la denominada “crianza con apego” y los colectivos feministas que ven en este modelo un intento de reesclavizar a la mujer, 
de reenviarla al seno del hogar al cuidado de los hijos.
Con lo que nos ha costado entrar en el mundo laboral y conseguir unos derechos!!! Aún seguimos bastante mal, pero ¿¿han preguntado a las madres que están en casa si son felices o si ellas lo han querido así?? (¿o el paro lo ha decidido?) Quizás hay madres felices en casa, que disfrutan criando a sus hijos y no dejándolos en la guardería. Y será entonces cuando las feministas dirán que los niños necesitan relacionarse con otros niños, que necesitan ser autónomos y no tanta mamitis (sí, estamos creando pequeños dictadores a cuerpo de rey… les tenemos un altar en casa, los adoramos y a nuestros compañeros de aventura, léase, nuestros amores, los enviamos a tirar la basura).

Vamos, que actualmente con tanto apego estamos creando niños emocionalmente discapacitados…

Las feministas o las redactoras del artículo también pueden hablar que después de tantos sacrificios y de conseguir la fantástica baja maternal de 16 semanas, aún hay mujeres que paren y a los 10 días se van a trabajar como la señora Sáenz de Santamaría. Personalmente, me ofende…
como me ofenden esas mujeres trabajadoras que esclavizan a otras mujeres a tiempo completo cuidando de unos hijos que no son suyos. O mujeres que se ponen inyecciones para privar a sus hijos y dar exclusivamente biberón… Entiendo que los sujetadores de lactancia son feos, estar todo el día detrás del niño con la teta, cansa y que las posibles estrías del pecho no luzcan ideales en la playa… ¡pero es que las tetas están diseñadas para amamantar!
En cuanto a la crianza y la educación del niño, 
la psicóloga autora de El oficio de ser madre observa un exceso en los extremos. 
Se protege mucho a los niños, dice, pero por otro lado se les acorta la infancia, 
dejan de jugar pronto, y eso sí que afecta a su crecimiento. 
Echando una mirada al proceso evolutivo de un niño y a la tesis del apego, 
no considera lógico que a los dos años se le siga dando el pecho. 
 
¡La psicóloga puede decir misa! Como si la madre le quiere dar pecho hasta los 15 años… La madre y el padre! No nos olvidemos! Porque aunque el padre tenga pelos en el pecho, también decide en la educación y la crianza de los hijos.
Me da que éste escrito se ha inspirado en la polemica portada de Time…
En fin, que de algo hay que escribir… o de algo hay que vivir! Que no solo de teta vive el hombre y no de excusas vivo yo… que no nos vendan duros a cuatro pesetas que lo del apego no está tan mal y si las madres criaran a sus hijos desde el cariño, el amor y el respeto, las cosas seguramente nos irían muchísimo mejor.
No seamos extremistas, usemos el sentido común, pero también usemos el instinto que nos hace humanos y también animales.

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

8 Comentarios

  • Lafont

    El análisis de la tal "Susana Quadrado" me ha dejado los pelos de punta… ¿Hace falta tratar el tema con ese sarcasmo y mala leche? Como bien dices, podría leer un poquito y después opinar… aunque claro, también tienes razón en que su trabajo es hacer el artículo que toca y contrastar opiniones, pero aún así me da rabia, porque parece que les de la razón a la gente que tiene hij@s por tener, que luego los deja full time en la guarderia, llevan una vida super cool y dejan el cariño, calor y proximidad para la nanny… Grrrr… una cosa es que por necesidad no puedas dejar el trabajo o no puedas tener un horario reducido, pero se puede compensar con muchas de las prácticas que ella considera propias de la "Motherphilia" >:O

  • batmami

    es o blanco o negro… se ha echado un farolazo… vamos, que a esta tipa "le gusta ser mujer"… vamos… iba a decir más burradas pero mejor me callo… me avergüenza que una mujer haga un "análisis" así y se quede tan ancha…besitos guapa! gracias por comentar!

  • Wilma

    de aplauso!!!!! bueno yo siempre pienso que la gente que elije criar a sus hios sin apego tarde o temprano tiene sus consecuencias, que les den, yo con mi hija y mis tetas (cmo dice mi tita) hago lo que me da la gana

  • batmami

    muchas gracias! pues eso, que les den a toda esta casta de inútiles! que sigan los consejos de los expertos… que nosotras seguiremos con la teta y nuestras cosas 😉 ;****

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: