• Mi segunda hija y la última

    Hoy toca escritura automática sin muchos miramientos. Los segundos pasan demasiado rápidos. A veces miras el reloj y te das cuenta que son las diez y otras que son las siete de la tarde y aún no sabes ni qué vas a hacer para cenar. Entre pitos y flautas se te ha ido el día poniendo lavadoras, jugando a plastilina y encajando whatsapps para no vivir aislada en una cueva. Los segundos pasan volando, ellos deciden que el tiempo ya no se puede parar y que están aquí para hacernos sentir madres moñas que no piensan en otra cosa más que en parar el tiempo y a la vez desear…

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons