me-quite-las-bragas

Me quité las bragas

publicando y a lo loco….

me-quite-las-bragas

«Estamos en crisis» sentenció Mari. La verdad es que desde que había sido madre por segunda vez, los días pasaban a la velocidad de la luz. En más de una ocasión había vuelto la vista atrás con nostalgia y había dicho en voz alta «ay! cuando éramos jóvenes!.. con lo que yo había sido!»

Y es que fíjate si estoy perjudicada que me he enganchado al libro de En los zapatos de Valeria para rejuvenecer un rato con historias que no son las mías. Qué triste la vida de las madres y es que tenemos tanta suerte de compartir las horas con nuestros maridos y nuestros preciosos y saludables hijos, que a veces se nos nubla la vista con otras cosas (no menos importantes o es que me hago mayor).

El otro día hablando con Mari por el Whatsapp, me moría de la risa.

– Te has cortado el flequillo, te queda muy bien!

– Sí, lo he hecho para pensarme que soy joven y que en breve me iré de fiesta a darlo todo.

– Sí? Yo también me he cortado el flequillo! Creo que estamos en crisis! – sentenció.

 

 

Entonces ella me confesó que sólo había ido una vez a la pelu. Yo le confesé que sólo había ido dos veces, una para mi boda y otra la semana pasada (con deciros que la peluquera está a punto de dar a luz y no le he visto el bombo…). Ya no hablamos de ir de rebajas porque ahora mismo no sé ni la talla de pantalones que llevo. El caso es que decidimos irnos a una isla desierta sin más preocupaciones porque esto de ser madres como dice ella «está muy mal pagao!».

Y es que van pasando los días, te plantas en las once de la noche y el niño sigue dándolo todo. O miras el reloj a las dos de la tarde y estás ahí peleando con el tenedor para el que niño se coma el pollo y tienes a la nena mirándote como una santa, con la paciencia al límite para exigir su ratito de teta.

¿y yo? ¿hola? ¿vida? 

Porque yo ya tengo un next level. Me estoy curtiendo a marchar forzadas en esto de la maternidad y mira que yo era una vaga en potencia. Mi cuñado dejó caer que me gustaba poco trabajar: pues que venga y vea esto! Ya no quiero pensar si trabajara fuera de casa o si tuviese más hijos…

Y me pregunto tantas y tantas cosas… sobre mi vida, sobre la belleza de mis dos soles, sobre el amor que derrocho, sobre los momentos esquizo que tengo a veces, sobre por qué aquella noche me quité las bragas… pienso también en el post que escribí cuando me quedé preñati

Qué vida la mía! ¿y la tuya? 😛

 

Con cariño para Mari, Marta y Cris. Os quiero! 

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

14 Comentarios

  • Irene MoRe

    Talmente hija mía ¿por qué me quitaría las braga? Que conste que esto lo digo a las 12.15 de la madrugada, con un hijo que acaba de acostarse y que lleva 3 días con fiebre y el otro enganchada a la teta por enésima vez.
    En otros momentos del día me da pena pensar que no volveré a sentir y disfrutar que es tener un hijo recién nacido.
    Masoca que es una, ja ja ja.
    Besazos

  • encris_is

    Jajajajaja me ha encantado tu post! Agridulce, sí, pero más dulce que agri… Así es también la maternidad un poco no? En fin… Q si hija, la de veces q una piensa… Por qué me bajé las bragas, por qué no cerré las piernas, por quéeee por todos los dioseeesss! Y al mismo tiempo, luciendo nuesta bipolaridad característica, miramos hacia atrás y nos parece increible q nuestros churumbeles no hayan estado siempre en nuestra vida… Y pensamos en nuestro yo pasado y nos damos cuenta de q eso si q era ser vaga… Pero vaga vaga con ganas! En fin, q la juventud pasa en un parpadeo, pero en realidad es como la energía, q ni se crea ni se destruye, solo se transforma… Y nuestra juventud se ha transformado en unos bichejos adorables y asalvajados! Un besazo preciosa, y gracias x acordarte de mi 🙂

  • María Heralta

    ¡¡Precioso post!!

    Me ha llamado mucho la atención el título!!

    es cierto que la maternidad nos cambia todo por completo!! Da lo mismo que trabajes desde casa, fuera o incluso que no trabajes, ¡¡todo cambia!!

    Me ha hecho gracia lo de la pelu, yo voy un poco más por las mechas pero últimamente por el perezón que me da ir allí a perder la mañana, no es perder porque me dedico tiempo a mí misma, y hasta que mi marido no me dice: María, ¿no te has visto las raíces que tienes? No voy!!! jejejeje

    Tenemos que sacar un poquito de tiempo al día para nosotros, para lo que sea: darnos una ducha sin prisas, dar una vuelta, leer un libro, ¡¡lo que sea!! Para sentirnos mejor con nosotras mismas.

    Pedazo de parrafón jejeje Un fuerte abrazo!!

  • Marta

    ¿Por quéééééé??? Yo sigo siendo una vaga incondicional y mi hijo es nervio puro… Menos mal que aún es peque y la teta lo duerme! Tiemblo de pensar cuando empiece a caminar! Yo sólo sé que por quitarme las bragas tengo mucho sueño!

    Nos veremos algún día? O ahora tengo que quitarme otra vez las bragas para ser amiga tuya??

  • AnimalitosTuyYo

    Jajaja…pues a mi la peluquera me ve con suerte una vez al año y porque ya no me da la tijera. Y a la esteticienne a depilarme ya ni voy ( en casa y cuando puedo). Es q no me da la vida entre Rosquis, la casa, los dos blogs… Y tú con 2, ya me imagino que…ánimos y Besitos!

  • Lapsicomami

    Jajaja, ¡así es! El otro día, mientras los amables abuelos «disfrutaban» de mi angelito, me vi la peli de «Verónica Mars» (sí, lo hice), y me vine arriba en plan como cuando ves «Armas de mujer» y quieres ser emprendedora y petarlo en Wall Street, pero con ser joven y activa. Iban todos tan guapos, con esas juventudes, esa ropita… Y me acordé de cuando yo iba sin NINGUNA mancha en la rebeca (no voy a mentir, glamour, lo que es glamour, no he tenido nunca), y lo mismo que subí, bajé. Pero luego ves el careto de tu criatura mientras saca del armario todas las patatas, y te tienes que reír (por no llorar).

    Estoy totalmente con María: hay que dedicarse un ratico al día (aunque sean cinco minutos) a una misma. Eso sí, lo de ir a la pelu es otra historia…
    ¡Qué buen post!

  • Verónica

    ajajaja, me meo, pero tienes razón…
    Súmale el estar a kilómetros de la familia, el dichoso fútbol del mayor que nos quita media vida y, y, y… y esa soy yo… Gritnando que porqué me quité las bragas si ya me había ido a Rusia a por una estrella…

    Pero sin la estrella siberiana ( el mayor ) y la petarda que creamos al quitarme las dichosas bragas, mi vida no sería la misma y mis primeras canas asomarían sólo un par de veces al año, pero prefiero que estas asomen más a menudo y tener a mis peques llenándome la vida.

    Besitos reina!

  • Verónica Reng

    Ay es que esto de la maternidad! Aun recuerdo cuamdonle decía a mi esposo,yo cu do para Andaré siempre monisima, encontraré tiempo para mi, pero que va, no me hago una mani-pedi como Dios manda hace 18 meses. Que vida esta tan feliz pero tan poco fashion!

  • Mamá en Bulgaria

    Me han encantado el título y la foto jaja!
    Yo creo que la última vez que fui a la pelu fue para mi boda, hace casi 11 años… Total, cuando tienes hijos la gente los mira más a ellos así que no problem si me hago trasquilones.
    La saga Valeria la empecé pero no encuentro tiempo para leer, con lo que yo he sido..

  • remorada

    oye y al cuñado le gusta trabajar? porque eso sí que sería algo extraño de ver! x)

    no interrumpo más tu «ocupación tus labores» que ya bastante tienes con las fieras, pero no te fíes de la tranquilidad aparente de la Santa, seguro está planeando algo terrible, las apacibles somos las peores x)

  • Padres frikerizos

    Ay que no había visto que habias publicaooo, a lo locoooo, jajajaj me gustan estos post de loca de los gatos XD XD
    Es que ya lo tengo dicho yo, qué malo esto de ser vaga y no poder ejercer, es una putada, pero la palabra vaga con madre no pega nada. Animo que ya nos volverá la vida a nuestro ser y entonces querremos que nuestros hijos sean pequeños otra vez y podamos estar dándoles de comer, seguro loca!

    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: