Amor de lactancia (I): Inicio de mi lactancia materna

(Me pongo seria, hoy hablo del inicio de mi lactancia materna).

lactancia-materna
Gérard David (1460-1523). Virgen con el niño.

Desde siempre tuve claro que el día que me convirtiese en madre, daría el pecho a mi criatura. No quería fallar y al final me salí con la mía. Lo cierto es que no hubiese salido airosa de la situación sin la intervención de mi madre, una enfermera del hospital, los libros, y por lo último, pero no menos importante, el propio instinto. Oirás muchas cosas cuando tienes un bebé, pero lo que se te queda grabado es «sigue tú propio instinto» y desde luego es lo mejor que podemos hacer.

Al inicio no entendía aquellas mujeres talibanes de la lactancia materna, de la misma manera que no entiendía a esas mujeres que se toman una pastillita privando a sus bebés de disfrutar de una experiencia sublime*.

*(Lo sublime es una categoría estética, […] («Sobre lo sublime») consiste fundamentalmente en una belleza extrema, capaz de llevar al espectador a un éxtasis más allá de su racionalidad, o incluso de provocar dolor por ser imposible de asimilar. 

Cada madre toma un camino en su vida de la misma manera que cada día escogemos mil veces entre varias opciones. En este caso, el dilema teta sí, teta no, estaba clarísimo. El niño iba a ser alimentado por mi durante los seis primeros meses de vida, luego ya veríamos. Cruzaba los dedos y pensaba en positivo, seguro que todo iba a ir bien.

En la sala de partos, el niño se agarró sin ningún problema. Estuvo un buen rato y luego se durmió. Durmió casi un día entero, supongo que el trance del parto lo dejo agotadito y quería dormir. La asesora de lactancia era muy pesada. «Debes despertar al niño, el niño debe comer, sino perderá peso y no tendrás leche». Aquellas palabras caían como una maldición. Entre las visitas (que fueron pautas), el agotamiento, el dormir en cama ajena, los puntos, la novedad, etc. la lactancia estaba ahí, quieta parada. La fiera no quería agarrarse, no tenía intención alguna. Agarraba, soltaba, soltaba, agarraba y aquello no tenía pinta de mejorar. El niño lloraba, la leche estaba casi lista pero aún le faltaba un poco. La leche tardó 48 horas en aparecer y la fiera era evidente que no quería estar succionando calostros. Lloraba, se ponía las manazas en la cara, se arañaba, se chupaba el pulgar… la enfermera le abría la boca para mirarle el frenillo y no veía nada raro. «Este niño tiene hambre, ¿que no lo ves? Necesitas estimular el pecho, sino no tendrás leche. ¿Quieres que tu hijo pierda peso?».

Aquella mujer en vez de ayudarme, sinceramente, me estresaba una barbaridad. Por suerte mi madre, me decía que pasara de la tía y que yo a mi bola, y que estuviera tranquila que la leche estaba a punto de presentarse. Mientras tanto, no podía dejar al niño sin comer, así que opté por darle algún biberón para que estuviera tranquilo y al mismo tiempo me lo ponía a ratos para que fuera tomando algo de calostro, pero él seguía más pendiente de otras cosas. La pesada venía a decirme que bibes prohibidos, que si quería darle el pecho lo iba a estropear todo. Vale, que los calostros alimentan mucho y lo que digan los expertos, pero no era suficiente.

Mi madre me ayudaba a colocarlo en posición, me hacía pinza con el pezón, me sostenía al niño, me sostenía a mi… lo que hiciera falta. Todo iba más o menos sobre ruedas, pese a que me dolía un montón estar sentada por los dichosos puntos, pero de repente casi se me va todo al garete.

continuará…

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

15 Comentarios

    • amordebatmami

      pues tengo otra entrada preparada y no sé si hacer una tercera y así hago la trilogía jajajjaa! qué fuerte no? hablamos de temas serios la misma semana… publica, publica, que te enlazaré que yo no tengo dibujitos molones y tampoco me leen tan masivamente como a ti! besotes reina del carnaval!

  • Marta

    Jajaja, leer masivamente, pues deberían, sobre tu post, es cierto que pueden llegar a estresar, pero tanto por un lado, como por el otro. Se enfrentan defensores de LM y defensores de biberón. Y realmente, lo que hay que hacer es seguir nuestro instinto. Mi chica pequeña también durmió un montón el primer día, y me decían que la pusiera al pecho, pero con lo cachorrona que nació, no creía que iba a perder mucho peso. Lo de la lactancia depende también de otros factores, no sólo de la madre, sino también del niño. Así que, bienvenida la LM siempre que se pueda.

    • amordebatmami

      eso es! siempre que se pueda, tú lo has dicho! creo que es algo normal que duerman…. el mío no estaba en los huesitos precisamente pero aquella mujer era una obsesión. Depende de los niños, pero también la madre debe estar tranquila. Es una de las claves. En fin, muchas gracias por comentar! Un besoteee

  • Dos gatos y un bombo

    Tanta teta, jajaja me estàn dando ganas de escribir sobre mi lactancia…que también fue de las difíciles.. Sólo que por mi habitación no pasaba nadie… Ya tiene 4 meses y muy a mi pesar no es en exclusiva pero ahí seguimos.

    • amordebatmami

      yo he tardado 8 meses! jajajja! así que ya sabes, escribe, escribe! pues si sigues con 4 meses ya es mucho no crees? miralo por el lado bueno, has podido darle tu leche. Yo ya lo he dejado y el niño tiene 8 meses. Un besote y ánimos!

  • lamamadeLeoyMax

    Sabes, cuando yo tuve a Leo, en el hospital (seg.social) ninguna enfermera se dignó a enseñarme como dar el pecho a mi hijo… tenia serios problemas para que se enganchara, hasta que reclamé que le dieran un bibe… pero yo quería darle el pecho, así que para que se agarrara bien, compré pezoneras, y era la unica manera de poder darle… y por fin un día vino una prima mía, enfermera, a casa a verme, y me enseño como hacerlo… y pude dejar las pezoneras y lo disfruté más. Ahora para el próximo se como hacerlo, pero que rabia las de la ss.

    • amordebatmami

      yo fuí a SS pero es un hospital proparto natural, lactancia y todo eso. Tuve suerte pero me costó también. La lactancia no es fácil aunque lo parezca pero con tranquilidad y buscando respuestas se consigue todo. Y eso que te llevas, ahora ya sabes el quid de la cuestión 😉 un besoo! y gracias por comentar!

  • padresfrikerizos (@padresfrikerizo)

    A mi me paso igual, después de 2 días una enfermera maja entro a explicarme como tenía que hacer las cosas, imagina que en mi familia nadie había dado el pecho encima así q te puedes imaginar la presión! Desde luego es lo primero que deberian explicarte a fondo!

    • amordebatmami

      Desde luego, creo que charlas deberían haber! por suerte aquí hay muchos grupos y te puedes informar mucho pero lo que hace es la práctica. Eso está clarito. Y para mi hizo mucho llegar a casa y estar a solas con mi pareja y mi hijo. Recuerdo perfectamente cuando llegamos y pude darle en la cama tranquilamente y sin agobios. El hospital agobia mucho!
      Besotes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: