La crianza irrespetuosa

No he venido para que me digas cómo tengo que criar a mi hijo o mi hija. Sé que no vino con un manual debajo del brazo pero no te he pedido opinión. Quizás el día de mañana no responde ni al sexo con el que nació.

Llevo a la niña con un vestido rosa y un tutú porque me apetece. Se lo regaló mi hermana y ella hace los honores de tía como le da la gana. Si no te gusta el modelito, no la mires.

Mi hija lleva chupete, le gusta y yo se lo di cuando vi que mi teta estaba a punto de convertirse en una grieta en carne viva. No es nada malo usar chupete, tampoco es nada malo estar todo el día con el pezón en la boca de tu hijo.

Lleva pendientes sí. A mi me gusta que los lleve. No sé si a ella le gustará llevarlos el día de mañana pero he decidido por ella. También decido su ropa y su alimentación. Decido su educación, sus amigos y de momento decido bastantes cosas. De ahí a que me digas que la he mutilado, vale, lo acepto, he mutilado a mi hija en pleno siglo XXI…

A veces le pongo sal a la comida, le doy patatas fritas y chocolate. A veces no quiere ni ver la fruta y la leche es su mejor amiga. A veces no come nada aunque delgada no la veo.

* * *

La batalla perdida de siempre, la del respeto. La del vive y deja vivir. La de consejos vendo que para mi no tengo… Y es que leo y oigo respeto y se me ponen los pelos de punta…

Siento ser tan irrespetuosa pero a veces me da la sensación que esa llamada crianza respetuosa choca de pleno con mi modelo de crianza. Me he topado con muchas «madres respetuosas» que me han lanzado alguna piedra al tejado. También me he encontrado con otras «madres tradicionales» (como la mía) que me obligan a darle fruta o me dice eso de la niña debe dormir sola. Madres por aquí y por allá que tienen derecho a opinar, y yo tengo derecho a contestar como una macarra o callarme la boca que estoy más guapa. Perdonad que etiquete, estoy cansada de las etiquetas pero parece que hay un manual de las formas de criar…

klimt

Llega un punto en que ya no me importa.

Creo que todas las madres tenemos derecho a vivir y sentir una crianza Ú N I C A, la nuestra «para y con» nuestros hijos. Una crianza donde cada día crece el amor incondicional que sentimos como nuestro y por la pequeña gran familia. A todas nos gusta ver a nuestros hijos sonreír, aprender, crecer y hacer las cosas a nuestra manera sin que se nos juzgue… es una pena pero vivimos en una sociedad donde las mujeres tienen boca y opinan porque es gratis (y digo mujeres, ya no digo madres porque son las que más opinan). Si por cada opinión tuviesen que pagar 10 euros, la cosa nos iría mejor.

Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio. Proverbio hindú.

La mala educación también abunda. Muchas veces me encuentro personas que gritan a los cuatro vientos respeto y en realidad no hacen más que criticar si esa madre ha dejado a su hijo en la guarde o si le da bollería industrial al niño.

Muchas veces oigo y leo tantas tonterías que hacen que me sangren los ojos y a veces pienso, qué poca tolerancia y qué manera de joder. Me sangran los ojos pero me callo porque no me interesa comentar ni echar más leña al fuego. Hace tiempo que llevo un chubasquero invisible que me permite sobrevivir a esta bimaternidad.

Desde aquí le quiero dar las gracias a mis hijos por existir, por ser tan diferentes y por hacerme mejor persona. Cada día ando con los ojos y los oídos bien abiertos, ansiosa por descubrir esa capacidad que tienen por aprender y por enseñar varias cosas a lo largo de los días. Las cosas no son blancas ni negras, cada maternidad trae una historia detrás y una forma de sentir y vivir. Mutamos. Sufrimos una mamaformosis, a veces natural y otras veces más radical pero nuestros hijos son el mayor tesoro es por eso que lo seguiremos guardando hasta el fin de nuestros días.

Water snakes (friends) II by Klimt.jpg

Oídos sordos a esas críticas destructivas, a esa gente que es una pérdida del tiempo, a esos comentarios nocivos para nuestra salud. La crianza irrespetuosa existe. 

Hagamos lo que sentimos y lo que creamos que es mejor para nuestros hijos y para nosotras. 

Aprendamos a crecer sin miedo al qué dirán y a sentirnos juzgadas bajo cualquier palabra. A veces los días son negros y otros parece que el sol brilla con más fuerza que nunca pero aprendamos a querernos más y a darnos más palmaditas en la espalda. 

¡Lo estamos haciendo genial! 

Por supuesto este post nace de la necesidad de responder a algunas situaciones surrealistas que he vivido y otras que me han contado. Hoy este post va para S. y para M. gracias por inspirarme! 

Otros posts:

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

34 Comentarios

  • Judith

    Totalmente de acuerdo. Hace un tuempo hablaba con mi marido de los consejos, críticas y charlas (que algunas casi parecen conferencias) que te da la gente sin pedirlo y los dos estubimos de acuerdo en que si unos futuros padres nos pidiesen un consejo, les diríamos que siguiesen su instinto y que ante todo, estubiesen cómodos con las decisiones que toman. Creo que va bastante en linia con lo que explicas en este post.

  • Urban & Mom

    No se puede decir mejor. Basta ya de adoctrinamientos que no llevan a ninguna parte, de prohibiciones y tabúes. Cada cual lo hace como sabe, o quiere y eso no significa que sea mejor ni peor que los demás.

  • Primeriza en Apuros

    Pues sí… yo creo que, al final, lo que hacemos es sobrevivir a la maternidad, al día a día y lo mejor que podemos. Precisamente las madres que más se llenan la boca con la palabra «respeto» suelen ser las menos tolerantes e inflexibles. Yo también les doy el chupete y al peque, ahora, Biberón. También le he dado a Marc galletas de chocolate alguna merienda y aun dormimos todos mezclados. Que cada uno haga lo que le pete mientras respete al resto de seres humanos. Besito!!!

    • batmami

      Eso, respeto a los seres humanos y de todo tipo! Jajajaja! Tenía que poner la puntilla y decir respeto a todo! Seguiremos sobreviviendo! Besotes hermosa gracias x comentar!

  • Nueve meses y un día después

    Totalmente de acuerdo. Con todo mi respeto pero cuando veo perfiles en plan «crianza con apego, BLW» y cosas así no sé, pienso, pero, ¿siempre? ¿Está persona nunca la caga con sus hijos? A mí no me gusta estar tan encasillada. Comparto muchas cosas con esas corrientes, muchísimas y cada vez más, pero oye, que otros harán otras cosas y seguro que mejor que yo. Además encuentro que a veces hay planteamientos muy exclusivistas, en plan si no lo haces así eres un mojón de padre. Y detrás de cada familia hay una historia, detrás de cada momento o actuación hay una situación personal así que todos a cerrar la boca y a pensar lo que queramos pero a opinar menos si es para decir cosas que no animen. Hace tiempo escribí un post sobre este tema, el del respeto entre madres.
    El tuyo me ha encantado. Es necesario. ¡Gracias!

    • batmami

      Muchas gracias! Yo creo que no está reñido hacer colecho y dar biberón, ni portear con poner pendientes, ni comer gusanitos con practicar yoga! jajaja! no sé, a mi tampoco me gusta estar encasillada pero parece que hay madres más puristas que decirlo. Seguiré haciendo lo que me de la real gana y lo que crea que es lo mejor para mis hijos. Y que cada una haga lo que le parezca! Besotes guapa!

  • La mama fa el que pot

    Yo tengo claro que me da igual lo que me digan y hago lo que me da la gana. Sinceramente esta segunda maternidad me ha vuelto más deslenguada con algunos comentarios ajenos. Vamos que el otro día hasta la cajera del super opinaba sobre si co?ía mucho a mi hijo y lo estaba acostumbrando.
    Hagamos lo que nos parezca y guardemonos nuestras opiniones a no ser que nos las pidan.

    • batmami

      eso mismo! a mi la segunda maternidad me ha hecho más pasota. Recuerdo con el primero siempre saltaba pero ahora llega un punto que paso de hablar porque total, qué más da? No llegas a ninguna parte… Tu hijo que coma lo que quiera que bien guapote está! Besotes y que les den!

  • Celia

    Olé tú. Ni una coma te cambiaba. Lo triste es que las de una lavo y el otro (si es que hay lados) nos quejamos de lo mismo. Y venga respeto por aquí y por allá. Pero de boquilla, que la práctica es otra cosa. Una buena amiga cuando me quedé embarazada del par de dos me dijo: «sólo te daré un consejo que no has pedido, ni caso! Ni siquiera a mí». También es verdad que luego me regaló un libro de crianzas que le había encantado dedicado y con todo el amor, jajaja. Pero no me lo tomé q mal porque cuando te dan consejos, aunque sean gratis, con cariño y sin juzgar se nota y se agradece. Yo voy a la mía, y cambio de modelo cuando me place y según soplan mis hormonas, mis humores y las situaciones, más que nada porque como decía antes, una cosa es saberse la teoría y otra, aplicarla. Pero oye, quitando casos de maltrato y barbaridades varias, aquí todas lo hacemos estupendamente, porque nadie quiere más a tus hijos que tú misma. Y chica, lo dejo aquí. Que para una vez que me animo a comentar (que leerte, te leo de vez en cuando ;), me está saliendo hasta un post para Un par de dos… Me lo pienso, a ver si soy tan valiente como tú de meterme en camisa de once varas 😉

    • batmami

      Hay gente que da consejillos de forma respetuosa, o dice palabras que puedes coger de una o de otra forma pero subir a un bus y encontrarte la yaya de turno, el otro día mismo al subir al bus y ver una mujer hablándole a una bebita mientras la madre rebufaba! La cosa era que TODO lo cuestionaba «dale la vuelta que no le de el sol. Mejor así! Ay que va con chupete? Pero si eres muy mayor! ay que bostezas que tienes sueño? que no has dormido? o es que tienes hambre?» llega un punto que hasta eso ya me molesta… y eso que no hablaba con mi hija… juro que le hizo como 20 preguntas en 5 minutos. Besotes y gracias por comentar!

  • sarablancos

    Pues no se puede decir mejor, si nuestros hijos están sanos, felices y nosotros también a que tanta ostia con las etiquetas y los consejitos. «Akuna matata» amiga como decía la canción.

  • Bego

    Tal cual. Ya está bienel opinar gratis ¡hombre ya! Yo también suelo quedar de borde pero hace mucho queme da igual.
    Besos

  • papaLobo

    Pues creo q voy a ser la nota discordante, pero eso de que cada uno haga lo que quiera como que no lo veo.
    El sentido común, de común tiene poco o nada y normalmente eso q llamamos sentido común no es más que un cajón de sastre a donde recurrimos para buscar soluciones. ¿Cuál es el problema? Que los que normalmente sufren las consecuencias son nuestros hijos y que el hecho de ser sus padres no implica que tomemos las decisiones adecuadas o mínimamente inocuas.
    Que nos
    Nadie es perfecto, está claro. Que criar a un hijo es una experiencia única, que lo que funciona con otros no tiene por qué funcionar con el nuestro, también.

    Pero no creo que haya que respetar a ese padre o madre que decide que la disciplina es a base de ostias o la familia que tiene como menú semanal la carta del burguer y pasan más tiempo en el pasillo de la bollería del super que en el parque. Y te aseguro que si hablas con ellos te dirán que así es como se debe hacer, es su «sentido común».
    No nos gusta recibir críticas porque desde pequeños nos han enseñado q una crítica es casi un insulto, un menosprecio y así las lanzamos y así nos las tomamos. En vez de analizar nuestra conducta e intentar mejorar, preferimos enrocarnos, aislarnos en nuestro «así se ha hecho siempre o así me apetece»
    Es cierto que hay situaciones estúpidas, convencionalismos y gurús más empeñados en que se haga su palabra que en analizar cada situación, cada familia y discriminar lo que se haya demostrado que es perjudicial.
    Lo lógico, lo que es de sentido común es informarse y ver aquello que necesitamos cambiar por el bien de nuestros hijos y por el nuestro.

    • batmami

      El sentido común no es pegar ostias como panes o irte a un bar a ponerte hasta el culo de birra mientras tu hijo la está liando en el parque pues me parece poco común. O la madre que no para de fumar ni durante el embarazo…
      Tampoco veo mucho sentido común en traer hijos al mundo para tener una interina que te los cuide mientras tu estas todo el santo día trabajando para verlos de noche y en vacaciones o un ratito el finde… no quiero hablar más que levanto ampollas y cada uno sabrá lo que hace con sus criaturas…
      a veces la información sobra porque repetimos lo que hemos visto en casa, lo que nos han inculcado o nos dejamos llevar por la velocidad de los días y un carpediem mal entendido… PapaLoboo, no estamos tan lejos! Un abrazo! gracias por comentar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: