Cómo empezar a meditar en casa

Meditación.

Sí, esta práctica que siempre he ido esquivando y que el coronavirus ha traído de nuevo. Quiero confesar que cuando alguien decía la palabra “meditación”, me entraba un escalofrío. No me digas por qué pero nunca he sido muy profunda en estos temas pero con el confinamiento estoy cada día más cerca de Siddharta. 

Tarde o temprano buscarás la calma porque afuera hay mucho ruido y siendo sincera, no está mal mirar un poco hacia adentro y frenar un poco. 

Meditar en casa ¿para qué? 

Bueno, hace unos años no estaba preparada. Lo más cerca que estuve de meditar, fue leyendo a Hesse con Siddharta. La meditación me parecía algo sagrado, místico, algo alejado de mí. Veía la meditación como una pérdida de tiempo porque tampoco sabía qué demonios era meditar. Me imaginaba debajo de un árbol con la postura de loto y sí, pensaba en el budismo. 

Por suerte, la meditación se ha ido extendiendo como una practica y yo la descubrí durante el embarazo a través del yoga. Luego vinieron algunos libros y con todo, empecé a trabajar mi mente. El mindfulness apareció con el libro Burbujas de paz  de Sylvia Coma. Aún me falta leer Tranquilos y atentos como una rana de Eline Snel. 

Durante estos días de confinamiento, he vuelto a la práctica. Son tiempos complicados porque hay que gestionar muchas emociones, propias y ajenas. Por las noches me doy cuenta que necesito encontrar el silencio y mi espacio mental para estar tranquila.

Medito porque me hace sentir bien y me hace empezar/acabar el día de otra forma. 

 

Beneficios de la meditación en casa

¿Qué beneficios os puede aportar meditar? ¡Muchos! Así que aquí te enumero unos cuantos.  

  • Eliminas estrés: Sin duda meditar te ayuda a encontrar la calma y a reducir los niveles de estrés y ansiedad.
  • Nos transforma de adentro a fuera. La práctica nos va cambiando progresivamente. Encontrar el silencio con nosotras hace que bajemos el nivel de ruido para mantenernos estables.
  • Aumenta el autoconocimiento. Nos centramos en nosotras y ese “parar y mirarnos por dentro”.
  • Mejora nuestra capacidad de atención y concentración. Porque cuando podemos centrarnos en el presente, en el aquí y ahora, también podremos focalizar nuestros esfuerzos realizando cualquier tarea.
  • Nos sirve para mejorar nuestra empatía con los demás. 
  • Aumenta la tolerancia al dolor: reduce los síntomas dolorosos.
  • Mejora nuestra memoria y en mi caso, noto más creatividad. 
  • Aumenta nuestros pensamientos positivos, cambiando la actitud de víctima y buscando el lado más optimista.
  • A la larga mejora nuestra salud mental y física. 

Tipos de meditación ¡encuentra tu estilo!

Las primeras veces que medité lo hice en yoga, cuando estaba embarazada. Nuestra profesora nos guiaba mediante visualizaciones, de hecho, si no llega a ser por ese ejercicio tan potente, creo que no hubiese podido parir al primero. 

Al principio, cuando empiezas a meditar, te das cuenta de la basura mental que vas acumulando. Es muy difícil frenar el flujo de pensamientos porque acumulamos un montón de cosas durante el día. La vida moderna está llena de inputs y pensamientos que no nos dejan mantener la mente en blanco.

Descubrí que las meditaciones guiadas y las visualizaciones me venían genial. 

 

 

Cómo empezar a meditar en casa de forma fácil

En mi caso seguir meditaciones guiadas a través de algún podcast, si buscas en iVoox “meditación” encontrarás muchos tipos de meditaciones. En youtube también hay muchas y muy diversas, pero te recomiendo que busques a alguien que te de paz.

Busca un ambiente tranquilo, pon una vela o tu difusor con unas gotas de aceite de lavanda, siéntate con buena postura o relájate completamente estirada en la cama. Se trata de encontrar tu lugar y estar sola contigo misma durante unos 10 minutos como poco. Empieza a respirar, a inhalar y exhalar sin interrupciones, y podrás ver qué pensamientos vienen a tu mente, qué cosas se van y vienen. Deberás centrar tu atención en respirar. 

Como digo, al principio cuesta así que lo mejor es que encuentres meditaciones guiadas porque te ayudarán mucho. Tu mente no parará de descontrolarse pero tú deberás redirigir tus pensamientos. Tú eres la responsable que la mente vuelva al momento presente. Te recomiendo que inicies tu práctica mínimo 10 minutos y que lo repitas cada día.

Progresivamente podrás alargar el tiempo porque estarás más preparada. Poco a poco verás como te vas liberando de esa carga mental y de esas cosas que te preocupan. No juzgues tus pensamientos, no intentes arreglar el mundo, se trata de frenar el flujo y mantener la mente en el presente. Sin ruidos, sin juicios, sintiendo tu cuerpo y tu calma para bajar revoluciones.

Como el tema es bastante complejo al inicio, te dejo algunos recursos para que vayas practicando si te apetece:

Directos o podcasts de Mar del Cerro y también a Germán Jurado, los podéis seguir en Instagram a Míriam Tirado. Otro descubrimiento ha sido Arturveda, tiene unas meditaciones temáticas geniales 🙂 

Aplicaciones para meditar: BambúHeadspace, 

Libros: Guía práctica de Mindfulness, Tómate un respiro. 

 

Si conoces más, comparte ¡Empieza a meditar hoy, te lo mereces!

 

Otros posts que te pueden interesar:

Autocuidado para madres ¡busca tu momento!

Hacer yoga una vez por semana me ha cambiado la vida 😉

Pajitas reutilizables para niños y otras movidas para eliminar el plástico en casa #NoPlastic

 

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

¿Te animas a comentar? Me encantaría leerte!

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: