Cómo elegir la leche de continuación para mi bebé

La lactancia materna ha alimentado y nutrido a tu hijo durante, al menos, sus seis primeros meses de vida. Ahora tienes que incorporarte al mundo laboral o simplemente sientes que ha llegado el momento de iniciar el destete respetuoso como parte de una dieta diversificada. ¿Cómo elegir la leche de continuación más adecuada? ¿Son todas iguales?

Hoy conocerás algunos de los aspectos más importantes para que la transición de la leche materna a la leche de continuación como parte de una dieta diversificada sea exitosa.

¿Qué debe ofrecer la leche de continuación?

A partir de los seis meses de edad, los bebés necesitan recibir alimentos complementarios a la leche materna apropiados, suficientes y seguros; por lo que, tanto si sigues dando el pecho como si decides introducir leche de continuación a tu bebé deberás comenzar a ofrecerle diferentes alimentos a fin de que se cubran todas y cada una de sus necesidades nutricionales.

Además de la introducción de la alimentación complementaria, la leche de continuación será  el principal elemento líquido de una dieta diversificada para que tu bebé tenga un desarrollo y crecimiento adecuados, siendo los siguientes componentes algunos de los más propicios para tal fin.

  • Hierro: el hierro contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario.
  • DHA (Ácido Docosahexaenoico) y ALA:  Son dos ácidos grasos muy importantes, así por ejemplo, la ingesta de ácido docosahexaenoico (DHA) contribuye al desarrollo visual normal de los niños hasta los 12 meses de edad, con una ingesta diaria de 100 mg de DHA.
  • Vitaminas A, C y D: Las vitaminas A, C y D contribuyen al funcionamiento normal del sistema inmunitario. La vitamina D es necesaria para el crecimiento y el desarrollo normales de los huesos en los niños.
  • Fibra dietética

¿Qué leche de continuación elegir?

Una leche de continuación rica en vitaminas y minerales ayuda a cubrir las demandas nutricionales del bebé en crecimiento junto con el resto de alimentos que forman parte de la dieta diversificada. En el mercado podrás encontrar diferentes marcas de leche de continuación , como por ejemplo Enfamil, cuya leche de continuación Enfamil Premium COMPLETE 2 está indicada para bebés desde los seis meses de edad como parte de una dieta diversificada.

Entre su gran variedad de componentes esenciales se encuentran: el Ácido Alfa-Linolénico (ALA), un ácido graso esencial necesario para el crecimiento y el desarrollo normal de los niños con una ingesta diaria del 0,2 % de la energía total.; hierro, contribuye al desarrollo cognitivo normal de los niños y al funcionamiento normal del sistema inmunitario ; calcio, que es necesario para el mantenimiento de los huesos y dientes en condiciones normales; zinc, que contribuye a la función cognitiva normal; y numerosos minerales y vitaminas, entre las que se incluyen las vitaminas A, C, D y K.

enfamil leche continuacion

Si tienes alguna duda sobre qué leche de continuación es la que mejor se adapta a las necesidades específicas de tu hijo, acude al pediatra. Solo un profesional médico podrá resolver todas tus preguntas con respecto a la alimentación y nutrición adecuadas para tu bebé.

Cómo introducir la leche de continuación

Una vez hayas elegido la leche de continuación más apropiada, quizá te interese saber cuál es la mejor forma de introducirla en la alimentación de tu hijo como parte de una dieta diversificada. Antes que nada, deberás comprender que no todos los bebés responden del mismo modo al proceso de transición del pecho a la leche de continuación dentro de la dieta complementaria. Por lo que, quizá tu bebé te sorprenda y se enganche a la primera al biberón haciendo que esta nueva etapa sea coser y cantar; o por el contrario, el cambio de la teta a la tetina te cause algún que otro comedero de cabeza.

Si tras incorporar la leche de continuación a la dieta de tu pequeño sientes que no está siendo fácil, intenta que tu hijo se acostumbre primeramente al biberón. Sácate leche cada día y permite que tu bebé marque sus propios ritmos. Una vez deje de rechazar la tetina y se haya hecho al biberón, comienza a introducir leche de continuación en alguna de las tomas. Ten paciencia y verás como poco a poco tu hijo y tú acabáis superando los obstáculos desde el respeto y amor absolutos.

Advertencia importante: la lactancia materna proporciona la mejor nutrición a los bebés. El pediatra es el que mejor te puede asesorar sobe el cuidado y la alimentación de tu hijo, y sobre los alimentos que debes añadir a la dieta conforme va creciendo.

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

¿Te animas a comentar? Me encantaría leerte!

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: