39 semanas y 3 días embarazo N e r v i o s ! ! ! (ynotequedanah!)

El embarazo es mágico.

Desde el primer momento, desde que sabemos que estamos dando vida a un nuevo ser, desde que nos abrazamos al wc cada mañana, desde que nuestro pequeño batbeibi se mueve como pez en el agua y hasta que sus movimientos avanzan pasando al modo hooligan…

39 semanas y 3 días embarazo

Si el embarazo ya se está acabando y ahora viene ese momento en que los nervios se apoderan de una misma… ya no sé muy bien si quiero que salga la criatura de ahí dentro… ¿el motivo?

Ayer fui al hospital, no me encontraba demasiado bien… la noche anterior la había pasado con fiebre. Durante éstos 9 meses no he cogido ni un resfriado… incluso superé una gripe de Batpapi por la que estuvo 1 semana de baja. Muy valiente me creía yo hasta ayer…

Lo dicho, fuimos al hospital de urgencias y me hicieron un examen bien completito.

Primero me pidieron muestras de orina y luego me enchufaron más de una hora al monitor…
Ahora ya sé lo que son los monitores!
Allí estuve mirando la gráfica y los picos que aquello iba perfecto.
Gráfico de monitorización bastante soso,
el mío es más movidito

También corroboré que mi barriga, cuando se pone como un pepino-watermelon es que tengo una contracción… (y digo esto, porque como madre completamente novata… el otro día cuando le pregunté a una comadrona si eso podría ser  una contracción… me dijo que no… que debía notar toda la barriga dura (esas serán las que duelen))

Ayer me puse muy contenta, ya sé lo que es una contracción! Mi primera contracción! Yuhu! Notar la barriga dura como una piedra en la parte del ombligo!!! Bien, hasta aquí todo bien… sentadita… monitores… pero luego ya pasamos a la acción!

Vino el ginecólogo y me dijo que me haría un tacto vaginal y miraría cositas… Ya me despeloté y pude ver con que facilidad las puertas de la consulta no se cerraban. Y si se abrían lo hacían sin tener en cuenta si yo estaba abierta o cerrada de patas… aquí ya pude comprobar eso que dicen «te va a ver el … hasta el apuntador!»

El gine hacía su trabajo, me metió la pinza chunga vaginal* que te abre ahí bien, metió un palito, comprobó el PH…

Luego se puso el guante y dijo… «ahora te va a molestar un poco!» y raaaasca! Toco por aquí, por allí… izquierda izquierda, derecha derecha, delante detrás… 1 2 3!!!

¡MENUDO TACTO!

Mi cara se desencajó y es que nunca me habían hecho eso… pobre de mi! («y no te quedaaa naaaa» pensaréis! malditas! )

¡Con lo tranquila que estaba yo!

Esto de no frecuentar médicos es lo que tiene… que conforme te vas haciendo mayor… te entra un pánico escénico outofcontrol!

 

Acto seguido, me hizo una eco y vio que el nene estaba perfecto… buscaba una pierna que no encontraba, supongo que el nene como ya viene siendo habitual… estaba haciendo gala de sus habilidades contorsionistas… Me dijeron que orientativamente el nene podría pesar 3.200 aunque no era del todo fiable!

 

 

En fin, mi primera incursión en las urgencias ginecológicas me dejaron más tranquila. Ahora ya sé donde tengo que ir cuando me ponga más mala aún. Debo reconocer que el hospital de Sant Pau está de lujo y que el personal es muy amable 😉

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: