10 cosillas de mi primera escapada sin hijos

El pasado fin de semana hicimos una escapada parejil pendiente que teníamos desde hace casi 2 años. Para la boda nos regalaron una de esas cajas maravillosas y decidimos irnos a un hotel cerca de Barcelona sólo una noche. En todo ese tiempo, me di cuenta de muchas cosas ¡lo que nos llega a cambiar la bimapaternidad!

¿De qué te das cuenta durante tu primera escapada sin hijos?

  • Tendrás que atar algunas cosas básicas para los canguros, en mi caso de total confianza, van solos y son de la familia (sino, no me voy!). Reconozco que hasta me levanté con los nervios en el estómago!
  • Te das cuenta que sales de casa con una maletilla que casi no ocupa el maletero y ya tienes suficiente para pasar 1 mes fuera de casa si hace falta
  • Descubres que puedes mantener una conversación con tu pareja, de esas que son largas sin interrupciones y miras a tu alrededor sorprendida
  • Pasa también que las conversaciones con tu pareja se acaban porque llega un punto en que ya no sabes de qué hablar (prohibido hablar de los hijos)
  • Aunque intentes no hablar de los niños, los tendrás todo el rato en la cabeza y pensarás en qué estarán haciendo
  • Los silencios son la leche, son increíbles y depende como… hasta resultan incómodos
  • En el hotel, aunque quieras dormir del tirón por la noche no podrás, oirás ruidos, pasaran cosas y buscarás cualquier excusa para despertarte. No encontraba la postura!
  • Podrás admirar a tu pareja tranquilamente y te darás cuenta que le han salido más canas pero que en realidad sigue siendo aquel adolescente anarquista que conociste hace años
  • Puedes ir sin miedo a la terraza de un chiringuito, tomarte un vinito y pedir una fideuà con la calma. Sabes que nadie meterá la mano en tu plato, ni tirará tu copa… También puedes comer tranquilamente sin estar jugando al juego de las cucharas voladoras y aunque intentes comer despacio tu chip hará que comas a la velocidad de la luz (la costumbre)
  • La sensación de no tener prisa es de lo más raro que me ha pasado en años. Cuando eres madrepadre te das cuenta de la cantidad de cosas que haces en un día, así que no tener que empalmar una tarea con otra es un alivio.

Esas han sido mis sensaciones… una sensación de calma y rara de narices pero taaaaaaaaan necesaria! Creo que tenemos que hacer una escapada trimestral para poder respirar un poquito y otra vez miraremos algún Airbnb con código descuento 😉

Hay más sensaciones por la red que comparto y que me han inspirado para escribir éste post…

¡Gracias PsicoMami!

Madre de dos fieras. Risueña y soñadora con alma de cántaro. Gracias a mis hijos estoy aquí y gracias a vosotros sigo escribiendo. Así que hasta aquí puedo leer que las bios no son lo mío. ¿Te ha gustado el post? ¡tú comenta lo que quieras que yo prometo contestar! y si te apetece comparte, así me ayudas a llegar a más gente ;) Feliz día!

13 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Simple Share Buttons
Simple Share Buttons
A %d blogueros les gusta esto: